Subscríbete a AMAZON UNLIMITED

domingo, 31 de octubre de 2010

Radio Wi-Fi

Esta radio recibe las señal de FM convencional pero si hay disponibilidad de señal Wi-Fi, también es capaz de recibir miles de emisoras de radio que transmiten por Internet. Se carga a través de un conector USB para una autonomía de 15 horas, dispone de un sencillo menú para seleccionar las emisoras y de un altavoz/auriculares para su audición. Útil para viajeros pero también para aumentar la oferta de canales de radio en nuestro hogar si disponemos de un router con conexión Wi-Fi. Por unos 100 euros en la tienda online de Antonio Tomás

sábado, 30 de octubre de 2010

¡Malditos roedores! : reparando CDs y DVDs

Con el paso del tiempo las superficies de DVDs y CDs se llenan de arañazos hasta el punto de hacerse ilegibles. Fotografías, software y películas se vuelven entonces inaccessibles. Si las ralladas son profundas o se ha dañado la superficie interna metalizada hay poco que hacer, pero esta circunstancia se da pocas veces. Generalmente se trata de problemas muy superficiales. provocados por haber descuidado los discos sin  su funda protectora.  Un par de semanas rondando por nuestra mesa y parece realmente que hayan sido rallados por roedores.  
En el mercado existen sistemas de reparación automatizados que solucionan estos problemas y, lo que es mejor, cuestan menos de cuarenta euros. Se trata de aparatos similares a un reproductor de CDs portátil que se suministran con discos de pulido y reparación según la necesidad del CD/DVD. Además suelen necesitar líquidos de limpieza y reparadores. Tanto los discos como los fluidos se han de renovar según el uso que demos al sistema. Generalmente un sistema de reparación de este tipo hace girar el CD/DVD haciéndole un pulido muy suave que elimina los arañazos...mientras haya plástico que pulir, está claro. Si ya hemos reparado un disco es posible que la cantidad de plástico protector a rebajar sea bajo, por lo cual es recomendable hacer una copia o proteger el disco mucho mejor de lo que hemos hecho hasta ahora.  No tendremos una segunda oportunidad. Reparar un disco viene a tardar unos 5 minutos, que se hubieran convertido en media hora si hubiéramos empleado un reparador manual a "manivela" que también existen.

Reparación sencilla y barata de espejos retrovisores

La mayoría de los propietarios de vehículos han sufrido alguna vez la rotura de los espejos retrovisores derecho o izquierdo. Puede haber sido por un acto de vandalismo o bien porque han sufrido un choque fortuito con algún elemento de la calle. Los retrovisores sobresalen del coche y están pensados para oponer una mínima resistencia a los golpes porque si lo hicieran podrían provocar un daño grave a la carrocería. Por esta razón a veces un pequeño choque con elementos del mobiliario urbano o con otros coches en calles estrechas provocan que el espejo salte hecho añicos mientras que la carcasa protectora no sufre apenas una leve rascada. 
Reparar una contingencia así puede salir cara. Los retrovisores de muchas marcas se venden como unidades completas que no diferencian motor, carcasa o espejo. La broma puede salir por más de 200 euros contando la mano de obra. Una manera de solucionar el problema del espejo, si no hay otros daños, consiste en pedir a un cristalero que te corte una pieza de la misma forma. Pero eso supone hacer una plantilla, comprar un espejo y llevárselo al cristalero, lo cual tampoco es barato (aunque más barato que llevarlo al taller, desde luego). Otra solución más sencilla consiste en comprar un kit de reparación como el de la foto que ilustra este artículo. Consiste en una lámina metalizada de cierto tamaño que hay que recortar con unas tijeras para tomar la misma forma del espejo roto. Luego se pega con la ayuda de unas tiras adhesivas de doble cara que el kit incorpora. Si no te fías del agarre de las tiras puedes poner algún punto de pegamento fuerte con sumo cuidado que no penetre en el motor. La superficie reflectante es prácticamente la misma de los espejos retrovisores normales aunque, como es lógico, no incorporan ni sistemas antivaho ni están moldeados para obtener imágenes reflejadas de gran panorámica. Un kit de este tipo sale por unos 6 euros y es posible encontrarlo en cualquier tienda especializada en repuestos de coche o grandes superficies.

viernes, 29 de octubre de 2010

Inhibidores de teléfonos móviles

Los teléfonos móviles se han convertido a menudo en una molestia. Nacieron como un gran adelanto para permitir la comunicación sin la esclavitud que representa el cable pero han destruido la necesidad de todos los individuos de sentirse incomunicados - antes se llamaba "privacidad" -  y la tranquilidad de hospitales, escuelas, teatros, cines y transportes públicos. Las personas pueden irse a lo alto de una montaña o a un valle apartado con nula cobertura - aunque hoy me he enterado que el Everest ya tiene su antena GSM, hay que joderse - pero los sitios públicos son víctimas de la ubicuidad de las ondas y el escaso civismo de los usuarios.
La última esperanza son los llamados "inhibidores". Inhibir significa impedir, molestar, estorbar. Los inhibidores electrónicos que se comercializan son en realidad generadores. Generan portadoras  dentro de las bandas empleadas por los móviles y su única misión es engañar, molestar e impedir la sincronización con las señales que llegan de los repetidores. El funcionamiento es muy simple : generan una señal de la misma frequencia del teléfono movil impidiendo que éste reciba señal del repetidor. Es lo que se llama "DOS" (Denial of Service). Los inhibidores saturan de potencia radioeléctrica el teléfono móvil y ambas señales, la "buena" y la "mala" se anulan mútuamente (puesto que las etapas de radiofrecuencia son incapaces de eliminar la tremenda potencia recibida desde el inhibidor). El inhibidor suele estar preparado para dar "mucha caña" en una determinada área porque los teléfonos están preparados para aumentar su potencia de emisión ante una señal interferente. Cuando el móvil recibe una señal muy fuerte es incapaz de detectar la más débil y automáticamente cesa de comunicarse con el repetidor. El repetidor no recibe la señal y entiende que el móvil ha sido apagado. 
Los inhibidores más sofisticados tienen en cuenta que cuando un móvil moderno tiene dificultades para comunicarse en una determinada banda es capaz de conmutarse de 900 a 1800 MHz y por esta razón ensucian todos los espectros radioeléctricos que posiblemente puedan utilizar los teléfonos. Quede claro que el inhibidor no establece ningún diálogo con el teléfono y por tanto su funcionamiento siempre está orientado a la máxima perturbación.
Los inhibidores se componen en primer lugar de la antena o antenas necesarias para colocar la señal perturbadora en el aire y que según su construcción pueden aumentar el alcance considerablemente. La circuitería electrónica se compone de un oscilador controlado por voltaje (VCO), un sistema de sintonización (tan simple como aplicar una tensión de corriente continua al oscilador a través de un potenciómetro), un generador de ruido que se adiciona a la señal para aumentar su capacidad de bloqueo y un amplificador de radiofrecuencia para elevar la potencia de la señal. Todo esto tiene un coste de apenas unas decenas de euros y algún día os enseñaré a construir un inhibidor con cuatro componentes.
El uso de inhibidores está prohibido en muchos países, entre ellos España. El espacio radioeléctrico usado por los móviles fue "pagado" por las operadoras a través de la subasta que ganaron en su tiempo e inutilizarlo es un delito. Se considera además que impedir recibir o emitir llamadas de emergencia es también un delito. En determinadas condiciones es posible obtener el permiso para instalar inhibidores. Por ejemplo por motivos de seguridad cuando se considera que un artefacto explosivo pudiera ser activado remotamente empleando un móvil o cuando la policía lo considere necesario en la solución de secuestros, por ejemplo. También han sido empleados para evitar que los reclusos de la cárcel mantenga comunicaciones incontroladas con el exterior. No me consta que se haya dado permiso a ningún cine, teatro o sala de conciertos para instalar un inhibidor aunque creo que en Francia si es posible puesto que han desarrollado un sistema que permite el paso de las llamadas al 112 aunque haya inhibidores en los alrededores.

Puesto que los inhibidores no son legales y aunque lo fueran ensucian el espectro gravemente es comprensible que se trabaje en alternativas más aceptables. La más sofisticada consiste en centralitas que toman el control "inteligente" del terminal. Se trata de pequeños repetidores que trabajan sincronizadamente con el operador y que evitan la recepción de llamadas y su emisión. Cuando alguien trata de llamar a un teléfono inhibido automáticamente se le envía a un buzón de voz donde puede dejar su mensaje (ignoro si el individuo al que se llama recibe algún tipo de aviso aunque lo dudo ya que en ese caso se produciría un aviso sonoro que es lo que se trata de evitar). El teléfono inhibido tampoco puede efectuar llamadas excepto al 112. Luego existen detectores de teléfonos móviles. Se utilizan sobretodo en hospitales. Si alguien se encuentra en zonas electromagnéticamente sensibles se dispara una alarma y el personal del hospital se dirige a aquellos presuntos infractores para que apaguen su móvil.
Una práctica más radical pero permitida consiste en aislar el edificio o sala de la radiación. Esto se consigue con paredes gruesas de hormigón, con armazones metálicos o rejillas especialmente diseñadas para atenuar las señales de radio muchos decibelios.
La inhibición se puede hacer en realidad con cualquier señale radioeléctrica. Esto incluye radios CB, señales de televisión COFDM y analógica, radio FM, DAB, Wi-Fi, Bluetooth incluso con las señales recibidas via satélite como luego os explicaré. Todo. Sólo resulta algo más difícil, pero no imposible, bloquear portadoras Spread Spectrum.
Yo mismo fui requerido para diseñar un sistema inhibidor de recepción via satélite. Se trataba de evitar que las parabólicas recibieran una determinada señal. Para ello construí un generador de 12 GHz controlado por voltaje que apuntado desde una azotea hacia el grupo de parabólicas bloqueaba completamente su recepción. Nada sofisticado, apenas costó 100 euros en total.

El coste de los inhibidores es función de su radio de acción y la cantidad de portadoras de diferentes frecuencias que sea capaz de generar, oscilando entre los 200 y los 1800 euros. El precio viene más dado por su aparente complejidad que como hemos visto es ficticia. Os dejo algunos enlaces para que los veáis en "persona". Se suelen vender exclusivamente por Internet y los fabricantes suelen ser asiáticos.

Como un apunte, las alarmas que emplean redes de telefonía móvil para transmitir alertas de intrusión cuentan con sistemas de doble frecuencia y también son capaces de monitorear la pérdida de comunicación entre la central y el repetidor que pudiera ser debida a un inhibidor próximo.


miércoles, 27 de octubre de 2010

Cargadores alternativos para dispositivos móviles

Quien más quien menos se ha encontrado con el móvil o el ordenador portátil descargado a media jornada laboral o cuando queremos mantener el contacto con la empresa durante los días de descanso. Luego no es posible cargar el dispositivo o porque no hay enchufes disponibles o porque hemos olvidado el cargador. Puesto que parte de nuestro trabajo se desarrolla bajo el signo de la movilidad muchas empresas se han lanzado a diseñar gadgets que permiten cargar los dispositivos móviles empleando diversas fuentes de energía.
Los móviles de última generación tienen grandes prestaciones pero bajo un uso intensivo de voz y datos, sin contar extras como Bluetooth o Wi-Fi, se descargan rápidamente. Lo mismo ocurre con los portátiles cuya batería no suele durar más de dos horas.
En caso de emergencia podemos disponer de una dinamo portátil. El principio de estos aparatos es bien conocido : transforman un movimiento rotatorio en corriente continua pulsante. Se trata por tanto del mismo aparato que tenemos en la bicicleta, adosado generalmente a la rueda delantera, y que permite encender el faro. El asunto consiste en girar la manivela para cargar lo suficiente ese teléfono móvil que se acaba de apagar dejándonos a la mitad de una conversación importante o bien para mantener el diálogo cuando los pitidos avisándonos del apagón inmediato ya se hacen agónicos. Es bastante común encontrar linternar de LEDs equipadas con manivela - ya que tiene mucho sentido no depender de baterías en este tipo de aparatos - que incorporan una salida USB de 5 voltios destinada a carga de dispositivos móviles. Luego ya dependerá de lo sofisticado que sea el aparato para proporcionarnos diversos adaptadores de corriente para los fabricantes de móviles más importantes - Sony Ericsson, Nokia, HTC etc -. En breve estos adaptadores quedarán en desusi y bastará con disponer de un cable USB a mini-USB ya que será este último conector el que incorporen todos los móviles por normativa.
Las linternas dinamos proporcionan luz durante unos 20-30 minutos con un minuto de giros, pero su potencia es demasiado pequeña para los móviles : con un minutos de giros apenas podemos obtener dos o tres minutos de conversación. Aquí tenéis algunos enlaces para que veáis este tipo de dispositivos. En cualquier caso no se trata mas que de resolver una emergencia.
El coche es también una fuente de energía a disposición de nuestros dispositivos móviles. Los turismos disponen de una batería que proporciona 12 voltios. Dicha tensión está disponible en el interior del habitáculo a través de los encendedores o bien de tomas concretas de 12 voltios. Por cierto, hay que tener cuidado al trabajar con la batería del coche porque su potencia no es despreciable y puede hacer bastante "pupa".
Puesto que la potencia que puede proporcionar una batería de coche es elevada no hay problemas en cargar móviles u ordenadores portátiles. Para cargar los móviles la manera más simple es conectar un cable adaptador con un reductor de corriente. Por un lado se enchufa al encendedor del coche y por el otro, tras el paso por el reductor que reducirá la corriente a 5 ó 6 voltios, a la entrada de corriente del teléfono móvil. Hay que tener mucho cuidado con algunos adaptadores que se comercializan y que no vienen garantizados por el fabricante del móvil. El problema es el control de corriente de la carga. Los cargadores limitan la cantidad de corriente que consumen las baterías. Si se proporciona más corriente - bien porque el cargador está diseñado así o simplemente porque no lleva limitador - la batería se carga igualmente, incluso más rápido, pero puede resultar dañada a corto o medio plazo. Los ordenadores portátiles también se pueden cargar con la batería del automóvil pero en este caso los 12 voltios no son suficientes, ya que los cargadores que les corresponden acostumbran a trabajar a unos 20 voltios. En este caso es preciso un cable adaptador con un doblador de tensión, si bien el peligro que teníamos con los cargadores de móviles - suministrar un exceso de corriente - se puede producir de nuevo.

Para evitar los problemas de la limitación de corriente a veces es recomendable emplear un ondulador de corriente. Están diseñados especialmente para su uso en vehículos y permiten convertir los 12 voltios en 230 voltios de corriente alterna. En este caso necesitamos disponer del cargador habitual del dispositivo móvil y conectarlo al ondulador como si de un enchufe cualquiera se tratara. No son demasiado caros (alrededor de 40-60 euros para potencias bajas). Os dejo un enlace para que veáis el aspecto que tiene.

Supongo que los habéis visto aparecer en las estantería de la tienda donde compráis vuestros gadgets o incluso en grandes almacenes. Se trata de conjuntos más o menos grandes, más o menos sofisticados, que permiten recargar dispositivos móviles a través de la energía solar. Los hay muy pequeños, del tamaño y forma de una agenda personal,  que una vez abierta muestra un par de pequeños paneles fotovoltaicos. Basta con conectar un teléfono móvil para que éste se empiece a cargar y/o a funcionar. No obstante raramente cargan directamente el dispositivo móvil sino que suelen cargar una bateria propia que es la que al final vuelca la carga en el móvil. De hecho se suelen utilizar como baterías extra. Llevan un conector USB de manera que cargas la batería del panel solar del modo convencional y luego, cuando lo necesitas, vuelcas dicha carga en el dispositivo móvil. De otra manera podría ser muy lento o imposible, en el caso de encontrarnos en una zona oscura. Los paneles fotovoltaicos más efectivos son los más grandes, del tamaño de una maleta pequeña, que sin embargo siguen incorporando una batería de reserva. Aquí tenéis algunas muestras.

Es complicado hablar de una auténtica utilidad de los dispositivos fotovoltaicos para estos menesteres. No sólo has de llevar el portátil o teléfono móvil sino también los paneles y surge la pregunta, ¿dónde los pones? Porque discretos no son precisamente. Claro que existen gamas muy altas de cargadores fotovoltaicos. La empresa Voltaic Systems fabrica bolsas, maletas y mochilas con paneles solares incorporados. Si el comercial de nuestra empresa lleva consigo el portátil es lógico que lo guarde en una maleta entre visita y visita. Pues bien, al colgar la maleta al hombro basta con que la conecte al panel para que el portátil se vaya cargando de una manera sencilla y eficaz.

Y aún hay más : teléfonos que se cargan por la energía cinética, o sistemas que aprovechan el balanceo de los brazos de los seres humanos, imprescindible para caminar, para generar hasta 1 watio de potencia...